7.1 C
San Fernando del Valle de Catamarca
InicioEconomíaPor qué el consumo solo crece en el interior del país y...

Por qué el consumo solo crece en el interior del país y cae en Buenos Aires

En una tendencia que viene desde el año pasado, el consumo masivo muestra un mayor vigor en los supermercados y comercios de cercanía del interior del país si se los compara con aquellos ubicados en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Distintas razones explican a qué se debe esta situación poco homogénea de la demanda.

En lo que va del 2023, las ventas totales del mercado registraron hasta septiembre un aumento promedio del 1,1%, según los datos que maneja la consultora Scentia. Sin embargo, ese promedio encierra una aumento del 3,8% en el interior del país y una caída del 2,9% en los puntos de venta del AMBA.

En principio, esto muestra que la caída del poder adquisitivo frente a la inflación -cercana al 140% anual- se siente más en estas zonas, mientras que en el interior del país, por distintas razones, el consumo exhibe mejores resultados.

Osvaldo del Río, director de Scentia, explica que algunas causas de este comportamiento hay que buscarlas “entre la mejora del campo desde hace unos meses, la mejor posición competitiva de los negocios de barrio (por menor presencia de cadenas en ciudades menos pobladas), las bases de comparación respecto del año pasado y la situación en las fronteras que es muy fuerte”.

En este último punto, el analista se refiere a las poblaciones de países limítrofes que viven en zonas fronterizas y consumen en la Argentina porque les resulta mucho más barato por el tipo de cambio. Un caso emblemático es el de la venta de naftas en Misiones, donde abrevan numerosos automovilistas paraguayos y brasileños, por ejemplo. O el de Mendoza, donde los supermercados son visitados por cuantiosos clientes chilenos.

De hecho, las ventas en el canal supermercadista también indican un mayor volumen vendido en las góndolas de las provincias: la suba promedio en el periodo acumulado a septiembre es del 8,7% en ese canal, que se explica por un aumento del 7,9% en el AMBA y del 9,4% en los supermercados del interior del país.

Otro aspecto que incide en el fenómeno es el movimiento turístico que se da durante los fines de semana largo, básicamente frente al encarecimiento de los viajes al exterior.

Javier González, analista de Nielsen IQ, aporta otra mirada: “Si bien el aumento de la inflación impacta en todos lados, en el AMBA pega más fuerte por la quita de subsidios y aumento de transporte, de peajes, de los servicios, etc. En cambio, en el interior, la composición es distinta. El dinero disponible en las billeteras de los consumidores es mayor, en este sentido que en la Capital donde hubo más aumentos que deterioraron el poder adquisitivo de la gente”, analizó.

Ademas, continúa el especialista, “en el AMBA y en las grandes ciudades hay más posibilidades de gastar el presupuesto en salidas, entretenimiento o restaurantes, mientras que en el interior del pais, estos montos están más disponibles para ser volcados al consumo masivo”.

De todas maneras, aclara el analista, “los niveles de consumo se mantienen, no es que crezcan demasiado, aunque sí hay una mejora en las plazas fuera de la Capital Federal”, señala.

Victor Palpacelli, titular de la Cámara de Supermercados (CAS), que agrupa a las cadenas regionales, cuenta que en esas bocas de expendio las ventas están contraídas “pero con picos de venta adicionales”, como el que ocurrió antes de las elecciones. “Por el miedo a los aumentos, la gente se apresuró unos días antes a comprar, concretando ventas anticipadas que luego se amesetaron”, describió. De todas maneras, en los lugares turísticos y en las fronteras, las unidades vendidas se multiplican, sin duda”, comentó el directivo.

En este contexto, así como en algún momento los comerciantes chinos empezaron a migrar hacia las provincias para intentar mejorar su rentabilidad, también los grandes jugadores del retail están invirtiendo en nuevas sucursales en el interior del país. Se trata de una decisión que están tomando varias cadenas mayoristas, como también las regionales y hasta las grandes de capitales internacionales.

El último informe del INDEC sobre el comportamiento de los autoservicios mayoristas en agosto, por ejemplo, mostró que las ventas a precios corrientes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires registraron una variación porcentual de 147,1% respecto al mismo mes del año anterior; en los 24 partidos del Gran Buenos Aires, la variación fue de 134,1%; y en el resto del país, el alza fue mayor: del 158%.

NE

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS