7.7 C
San Fernando del Valle de Catamarca
InicioPolíticaEntrevista al padre de dos argentinos secuestrados por Hamas: «Es una desolación...

Entrevista al padre de dos argentinos secuestrados por Hamas: «Es una desolación no saber cuando le toca ser liberados a los tuyos»

“Tengo una doble sensación: alegría porque están liberando rehenes y la desolación de no saber cuándo le toca a los tuyos”, es lo último que dice el periodista y docente Itzik Horn, desde Israel, en una entrevista exclusiva con Clarín.

El papá de los secuestrados argentinos Iair y Eitan Horn habla sobre sus hijos, de 45 y 34 años, hinchas de Atlanta, que estudiaron en la escuela Scholem Aleijem, de Villa Crespo. El viernes pasado le dijeron que ambos están secuestrados en manos de Hamas, pero que “estaban bien”. Y dice: “No solo pido por mis hijos, pido que liberen a todos los rehenes”.

Itzik está en Herzliya, al norte de Tel Aviv, adonde fue trasladado luego de los ataques de Hamas a la ciudad de Ashkelon. Allí espera noticias de Iair y Eitan, a quienes secuestraron los terroristas el 7 de octubre del kibutz Nir Oz, cercano a la Franja de Gaza, de donde son casi un tercio de todos los secuestrados.

«Cuando fue el ataque de Hamas, yo me enteré que no estaban en el kibutz, que no estaban en ningún lado. No estaban muertos, ni escondidos, ni en ningún hospital. Así que la deducción era que los tenían en Gaza, pero estaban desaparecidos, hasta que el ejército nos avisó que estaban secuestrados. Y el viernes pasado, cuando salió el primer contingente de liberados, nos contaron que los habían visto y que estaban bien», dice Itzik Horn.

Itzik Horn, periodista y docente, padre de dos argentinos secuestrados por Hamas.Itzik Horn, periodista y docente, padre de dos argentinos secuestrados por Hamas.Y explica que «doce de las rehenes que liberaron el primer día eran de Nir Oz, donde estaban Iair y Eitan cuando fue el ataque de Hamas. Arrasaron ese kibutz, porque hay como 75 secuestrados que son de ahí, además de los que mataron, en una comunidad que era de 400 personas. Fue un golpe tremendo para todos. Pero cuando liberan a las 12 secuestradas de Nir Oz, algunas nos dijeron que los vieron porque estaban en Gaza en el mismo lugar».

El intercambio de rehenes y prisioneros entre Hamas e Israel contempló la liberación de 50 mujeres, niños y ancianos, en el marco del acuerdo negociado por Qatar, con el apoyo de Estados Unidos y Egipto; excepto los que fueron liberados al margen de ese acuerdo, que fueron 17 tailandeses, un ruso y un filipino.

Acto en la escuela Scholem Aleijem, de Buenos Aires, pidiendo la liberación de Iair y Eitan Horn.Acto en la escuela Scholem Aleijem, de Buenos Aires, pidiendo la liberación de Iair y Eitan Horn.«Ahora hay que esperar a que termine esa primera etapa, para que empiecen a largar a los hombres. Todavía quedan niños y mujeres, así que cuando terminen de liberarlos, por cada 10 rehenes va a haber un día más de tregua. Hoy vino un avión de Qatar, así que probablemente se prolonguen los días de tregua y se empiece a hablar de los hombres que están secuestrados, que deben ser más de cien», destaca este martes a Clarín.

Los hijos argentinos de Itzik Horn

El periodista y docente jubilado cuenta que su hijo mayor, Iair, tenía un abono e iba a ver todos los partidos de fútbol del Hapoel Beer Sheva, en Israel. «Ahí hicieron un grafiti de ellos en su homenaje», comenta su padre. Y envía la foto que le mandaron de ese mural callejero por Iair y Eitan.

Mural callejero en Israel pidiendo la liberación de Iair y Eitan Horn, realizado por hinchas del club Hapoel Beer Sheva.Mural callejero en Israel pidiendo la liberación de Iair y Eitan Horn, realizado por hinchas del club Hapoel Beer Sheva.Itzik habla también de su otro hijo, Amós, que trabaja en Jerusalén. Es el hermano del medio de Iair y Eitan. «Los tres son hinchas de Atlanta», en Villa Crespo, club que les envió un comunicado de solidaridad y «tres camisetas en su homenaje».

«Los chicos estudiaron en el Scholem Aleijem, también en Villa Crespo. Eran de Nofesh (una agrupación juvenil judía argentina, parte de Habronim Dror). Y después, cada uno vino por las suyas a Israel. Eitan vino con un programa a los 16 años para terminar el secundario. Cuando vino Iair tenía 21 ó 22 años. Y también vino Amós. Acá cada uno se fue acomodando en diversos trabajos, siempre vinculados con la educación no formal», recuerda Itzik.

Las tres camisetas que envió el club Atlanta, de Villa Crespo, a los hermanos Horn.Las tres camisetas que envió el club Atlanta, de Villa Crespo, a los hermanos Horn.Amós y Eitan viven en Kfar Saba, en una ciudad al norte de Tel Aviv. «El único que vive en un kibutz es Iair, a quien justo ese día (el 7 de octubre) lo fue a visitar Eitan, a Nir Oz y los secuestraron. Así le pasó a mucha gente que fue a visitar a su familia al kibutz y se los llevaron», se lamenta Itzik Horn.

Y agrega: «Yo me fui hace 23 años de la Argentina, llegué a Israel en octubre de 2000, después de haber trabajado en diversos cargos en la comunidad judía. Fui director de la escuela Max Nordeau, también la Peretz de Mar del Plata. Fui director del Departamento de Juventud de AMIA. Ahora soy maestro jubilado y sigo como corresponsal de Jai (la radio judía de Buenos Aires) y estoy en un programa en la Radio de la Ciudad de Buenos Aires, aunque este ultimo tiempo no estoy saliendo por todo esto, pero espero prontamente retomar mi actividad en el programa».

La relación con el gobierno y los familiares

-¿Qué piensa de quienes dicen que ustedes no son argentinos?

-Es ridículo que digan eso. Yo viví casi toda mi vida en la Argentina y los chicos se fueron entre los 16 y los 22 años. Hay argentinos que viven en todo el mundo, muchos se fueron a España, otros a Estados Unidos o a Israel. Nadie deja de ser argentino por vivir en Israel o en Estados Unidos. Una de las nenas liberadas ayer, que es hija de argentinos, cuando la liberaron le preguntaron qué quería comer, ¿y sabés qué dijo? «Empanadas». A las cuatro de la madrugada salieron a buscarle empanadas. Todos somos argentinos.

-¿Cuál es la actitud del gobierno?

-Al principio difícil, pero después el gobierno argentino tuvo una vuelta importante. Tuvimos dos encuentros por zoom con el presidente (Alberto) Fernández y el canciller (Santiago Cafiero). La gente de la embajada está en contacto permanente con los familiares, así que la cuestión cambió. ¿Qué éxito puede tener eso? Es otro tema, pero se movieron. Están en contacto con nosotros. Solo palabras de agradecimiento al gobierno, a la gente de la embajada, que se porta mil puntos con nosotros y hacen lo que las limitaciones les permiten, las gestiones ante la Cruz Roja, con los gobiernos, están enganchados con este tema.

-¿Y cómo es la relación con los familiares de argentinos secuestrados?

-Está el comité de las familias de todos los secuestrados y hay un subgrupo de los argentinos, que somos los que participamos en los zoom con el Presidente y en contacto con la embajada. Acá tengo una doble sensación: por un lado, la alegría porque están liberando rehenes; y por otro, la desolación de no saber cuando le toca a los tuyos. Por los menos están vivos. Es otra sensación, pero yo te hablo ahora y no hay plazos de empezar a hablar de la liberación de los hombres. Ojalá que el próximo llamado sea para contarte que los chicos están afuera.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS